Programas de Salud

Servicios en Línea

Canales de Atención

Alimentación balanceada para articulaciones sanas

Compártelo en:

Evita dolores y desgastes con la dieta apropiada. Realizar ejercicio físico y mantener un peso adecuado también son medidas fundamentales.

 

Nos movemos gracias a las articulaciones. Pequeños gestos como agarrar un lápiz o seguir el ritmo de una canción con el pie son posibles gracias al conjunto de tejidos blandos que unen nuestros huesos y dotan nuestro cuerpo de flexibilidad: ligamentos, cartílagos y tendones.

Se encuentran a lo largo y ancho de nuestro cuerpo y se catalogan según su grado y tipo de movilidad. Las hay fibrosas, como las que unen los diferentes huesos del cráneo; cartilaginosas, como aquellas que unen las vértebras de la columna, o sinoviales, como las rodillas, codos, tobillos o muñecas. Dentro de estas últimas, que permiten los rangos más altos de movilidad, las hay de deslizamiento, flexión o rotación.

Los tejidos que recubren las uniones de los huesos evitan que estos se choquen, amortiguando la fricción y permitiendo el movimiento sin dolor. Sin embargo, por diversas razones la capacidad de regeneración de los huesos y los tejidos blandos de las articulaciones puede disminuir y causar diversas afecciones.

Un artículo publicado por el Centro de Estudios en Nutrición T. Colin Campbell explica que, si bien hay numerosos factores que explican el dolor en las articulaciones -como lesiones, infecciones, artritis o enfermedades- todos tienen un factor común: la inflamación. Y esta, a su vez, está directamente relacionada con la manera en que nos alimentamos.

La ingesta de productos procesados, altos en carbohidratos refinados y azúcares, alcohol en exceso o gluten tiene efectos sobre la proporción de ácidos grasos en el cuerpo, los niveles de azúcar en la sangre y el desequilibrio de la flora intestinal. Así mismo, “los estudios demuestran que las carnes rojas y procesadas se asocian con un mayor riesgo de cáncer, enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, todos ellos con componentes inflamatorios subyacentes”.

Por otro lado, la revista Rheumatology publicó una investigación en la que asegura que, además de perder peso y hacer ejercicio, cuidar la alimentación es la medida más importante para quienes sufren de artrosis u osteoartritis, la forma más común de artritis.

Entre los alimentos que mejoran la funcionalidad de las articulaciones se encuentran aquellos que son ricos en omega-3 como el salmón, el atún, la sardina, las semillas de chía o de linaza y aceites de plantas o suplementos dietéticos. También es importante incluir antioxidantes como el brócoli, los arándanos o la zanahoria, y equilibrar los niveles de colesterol.

 

Lea también: Dolor en articulaciones o bursitis, aprenda a conocerla 

Además: Cuide sus articulaciones en 5 pasos

+ leídos

imagen_comida_reciclada.jpg
Cocina con la filosofía zero waste
noviembre 6, 2022
imagen_frutas_jugos.jpg
Si usas plantas medicinales, esta información es para ti
noviembre 4, 2022
comer saludable
¿Hay algún límite al comer saludable?
noviembre 2, 2022

Tambien te puede interesar

Elegir qué deporte practicar es un asunto que debe ir alineado a la salud. Es necesario tener en cuenta la...
Una fuente de grasa buena para su cuerpo y versátil en la cocina, que puede utilizarla como base para adicionarla...
Envejecer es algo inevitable, sin embargo muchas veces hacemos que ese proceso se acelere al exponer al organismo a relaciones...