Programas de Salud

Servicios en Línea

Canales de Atención

Efecto de “mente nublada”, ¿por qué sucede?

Compártelo en:

Problemas de memoria y concentración se relacionan con el estrés y el agotamiento. Enfrentarlos ayuda a la salud mental. 

Los pequeños olvidos, la falta de concentración y la sensación de abombamiento, no son cuestión de edad, pueden ser síntomas de estrés y falta de descanso.

Para el neurólogo Luis Alfredo Villa, estos síntomas son muy comunes en su consulta y no se han estudiado lo suficiente, además, pueden responder a múltiples condiciones, la mayoría relacionadas con la falta de sueño profundo, el momento donde el cerebro puede “descargar” información y “reiniciarse” para funcionar con normalidad en el nuevo día. 

“El estrés crónico, la ansiedad y la depresión afectan el sueño profundo, lo que altera la capacidad de concentración y la energía vital. La ansiedad también influye en la  atención y el paciente va a tener dificultades para concentrarse. Hay otros factores que pueden producir esa ‘neblina’, como son el exceso de información, la sobrecarga laboral, ese tipo de cosas también perjudican la atención y esa dispersión empieza a generar problemas con la memoria”, explica Villa.

¿Hay relación con el covid?

La salud mental se ha visto afectada con los diferentes cambios que se han presentado con la aparición del COVID-19, desde las primeras semanas de incertidumbre, pasando por los días del aislamiento, hasta el dificultoso retorno a la normalidad, todos ellos han sido momentos que produjeron en diferentes poblaciones estrés, ansiedad y depresión, enfermedades que pueden tener como síntoma esta neblina. Pero también, algunas infecciones, como el coronavirus, pueden producirla. 

Este tipo de fatiga es común especialmente en infecciones que afectan el sistema respiratorio superior, porque reducen el flujo de oxígeno al cerebro y la fiebre puede afectar el desempeño  mental,  tal como explica la neuróloga Gayatri Devi del Suny Downstate Medical Center de Nueva York, en declaraciones para el portal prevention.com. 

En el artículo “Here’s Why You’re Dealing With Brain Fog—and What You Can Do to Fight It”, Devi afirma que la neblina mental no es un síntoma común del covid-19, pero puede presentarse y también lo hace de manera frecuente en quienes se están recuperando de la infección.

Factores orgánicos

Un déficit de producción de hormonas tiroideas, hierro o de vitamina B12; así como a anemia también pueden acarrear neblina mental, pues esas falencias dificultan la función cerebral normal, dice Villa. Pero también hay otras condiciones, que tienen relación con la falta de sueño profundo, que causan la neblina.  

“Hay muchos factores que llevan a la ausencia de sueño profundo, por ejemplo, la apnea obstructiva del sueño y un trastorno que se llama síndrome de piernas inquietas. El 20 % de la población general tiene síndrome de piernas inquietas, que consiste en un trastorno que da sensación de entumecimiento o malestar en los pies, durante el día y en la noche, que empieza a dar movimientos. Esos movimientos hacen muchas veces que el paciente se despierte y no llegue al sueño profundo. Lo mismo pasa con la apnea del sueño, que deja sin respirar a la persona cuando cae en el sueño profundo, porque se taponan las vías respiratorias con la relajación de los músculos. En estos casos, se torna superficial el sueño y no hay recuperación”, afirma Villa. La fibromialgia, un trastorno que da dolores en los ligamentos y en los puntos de inserción muscular, es otra de las dolencias para descartar cuando se presentan estos síntomas de fatiga.

¿Qué hacer?

Son tantos los factores que pueden llevar a sentirse en este estado que lo más importante es saber identificarlos y consultar al médico para hacer las valoraciones correspondientes. Sin embargo, es claro que muchas de las dolencias tienen que ver con la falta de sueño reparador, por lo que cuidar la higiene del sueño durmiendo las horas aconsejadas, dejando las pantallas y las comidas mínimo dos horas antes de acostarse, y evitando las luces y distractores en la habitación, puede ser benéfico. También la meditación, la atención plena, el descanso y el ocio, en general, pueden ser herramientas que ayuden a mejorar la salud mental y, por tanto, la aparición de este tipo de síntomas.

El cerebro responde muy bien al descanso y a estímulos diferentes como el ejercicio, los cambios de rutinas y las nuevas experiencias. Es un órgano que también se puede ejercitar y mejorar su salud con cambios simples y cotidianos •

El descanso, el cambio de actividad, así como desconectarse del celular e ir a la naturaleza son opciones para darle un respiro al cerebro y reconectarse de nuevo.

Dele un respiro a ser multitarea

  • Ser productivos y dar resultados inmediatos son algunos de los imperativos de la cultura de trabajo moderna, por lo que es importante conocer los propios límites. 
  • Duerma bien: el sueño es esencial para reparar el cuerpo. Cada persona necesita de unas horas que aseguren el pleno funcionamiento. 
  • Enfóquese: estar en una reunión y chatear son tareas posibles, pero agotadoras para el cerebro que pone atención a una a la vez. 
  • Enfrente el estrés: es posible escoger la forma de responder ante un evento incierto o inesperado. Acostúmbrese a tomar distancia.  
  • Ejercítese y muévase: bailar, salir a caminar o pacticar alguna rutina deportiva en compañía lo dispersa y mantiene en forma.
imagen_descanso_mente.jpg

+ leídos

imagen_comida_reciclada.jpg
Cocina con la filosofía zero waste
noviembre 6, 2022
imagen_frutas_jugos.jpg
Si usas plantas medicinales, esta información es para ti
noviembre 4, 2022
comer saludable
¿Hay algún límite al comer saludable?
noviembre 2, 2022

Tambien te puede interesar

Antes de ingresar a su hogar tenga en cuenta estas medidas de bioseguridad, para proteger a su familia y a...
Comerlas en estos dos momentos tiene distintas implicaciones. Este es el caso de las frutas.
Cuando los pequeños apenas están desarrollando sus hábitos alimenticios es común encontrarse con dificultades.