Programas de Salud

Servicios en Línea

Canales de Atención

El estímulo es el motor del aprendizaje

Compártelo en:

Hasta los cinco años de edad hay un crecimiento y desarrollo en el cerebro, que no se volverá a presentar en ninguna etapa de la evolución del ser humano.

Asesora Anna Lucía Campos, neuropsicóloga

El afecto, la nutrición, el ejemplo, el buen dormir y vivir experiencias de calidad son los cinco ingredientes básicos para el óptimo desarrollo cerebral de un niño. Para poner en acción la receta de la manera adecuada, entonces, se requiere de padres de familia comprometidos y docentes alineados con estrategias pedagógicas acordes a la edad del infante. En resumen, se necesita de una sociedad dispuesta a formar una generación

mejor preparada. Así lo indica la maestra en neurociencias, Anna Lucía Campos, experta en educación inicial, quien complementa que el cerebro viene genéticamente listo para aprender a través de los estímulos ambientales que recibe gracias a la audición, la vista, el olfato. De esta manera, el individuo empieza a adquirir destrezas sociales, motoras y lingüísticas.

«El proceso de desarrollo cerebral es resultado de un encuentro entre factores genéticos y ambientales. Por esto es tan importante que las personas que están alrededor de los niños tengan conocimiento de las distintas fases de su desarrollo y sean conscientes de que lo que piensan y su forma de actuar puede afectar la conducta, aprendizaje y toda la arquitectura cerebral que el menor apenas está construyendo», agrega Campos.

En equilibrio

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, «el desarrollo cerebral y biológico durante los primeros años de vida depende de la calidad de la estimulación que el lactante recibe de su entorno: familia, comunidad y sociedad». Por esto, por ejemplo, el vínculo entre madre e hijo durante la lactancia se convierte en un contacto trascendental que marcará el resto de su vida.

La lectura en voz alta, escuchar canciones y permitirle interactuar con instrumentos musicales son algunas de las herramientas apropiadas para estimular sus conexiones neuronales. Sin dejar de lado situaciones como jugar en un parque o disfrutar con el pequeño de un helado. «Experiencias sanas que le permitan convertirse en un ser humano útil para la sociedad. En un joven sensible, en un adulto que no negocia valores y se comporta de acuerdo a unas aprendidas lecciones de urbanidad», explica la especialista.

Por esto se hace énfasis en que la familia es la principal responsable en formar niños afectuosos: «El cerebro tiene, sobre todo, en la infancia un nivel de plasticidad que se puede moldear a través de los estímulos y experiencias que se reciben», concluye. Así, pese a que el aprendizaje humano es un proceso complejo que se prolonga durante toda la vida, es en esta etapa cuando se adquieren los aprendizajes imprescindibles para la adaptación al medio: moverse, comunicarse e interactuar con otros.

Es importante tener en cuenta que algunos factores que pueden impedir el desarrollo pleno del cerebro son: la malnutrición crónica, la falta de estimulación u oportunidades de aprendizaje, la carencia de yodo y la anemia.

Ver también:

(VIDEO) ¿Dejamos de aprender? El cerebro y sus conexiones

Alimente el cerebro

+ leídos

nadar_durante_el_embarazo.jpg
Beneficios de la natación durante el embarazo
octubre 7, 2022
grupo_de_personas_sonriendo.jpg
¿Qué sucede en tu cuerpo cuando sonríes?
octubre 5, 2022
imagen_mujer_estornudando
¿Qué pasa si te aguantas un estornudo?
octubre 2, 2022

Tambien te puede interesar

La exposición al sol puede provocar en la piel máculas pardas o azuladas (hiperpigmentación) y otras blancas (hipopigmentación). Puede haber...
El sistema de salud y las personas depositan toda su confianza en la eficacia de los antimicrobianos para tratar enfermedades,...
Esta es la medida más práctica para prevenir el contagio. Mantenerse bien informado también es fundamental.